«Esto es lo primero, lo más salvaje y lo más sabio que conozco: el alma existe y se construye enteramente por medio de la atención»

Mary Oliver

«Esto es lo primero, lo más salvaje y lo más sabio que conozco: el alma existe y se construye enteramente por medio de la atención»

Mary Oliver

nuestros tratamientos MáS HABITUALES

TRASTORNOS que tratamos

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurobiológico que se caracteriza por la presencia de sintomatología desatencional y disejecutiva (hiperactiva, impulsiva) que interfiere en el correcto desarrollo del individuo (plano social, conductual, familiar y/o escolar).

La falta de atención se exterioriza a través de tareas inacabadas debido a la dificultad para mantener el foco atencional un tiempo prolongado, inhibir distractores o alternar el foco atencional entre diferentes estímulos importantes (estímulos diana).

La hiperactividad se expresa mediante un exceso de actividad motora inapropiada. Por otro lado, la impulsividad hace referencia a acciones irreflexivas (sin filtro) que pueden provocar perjuicio en la persona. La conducta impulsiva suele mostrar la necesidad de una recompensa inmediata.

En función de los contextos (hogar, escuela, trabajo) los síntomas pueden variar, pudiendo ser incluso imperceptibles por diversas razones, como: hallarse bajo estricta supervisión, encontrarse en un medio novedoso, realizar actividades fundamentalmente atrayentes, interactuar en situaciones de uno a uno.

Etiología

Se ha detectado reducción en áreas de la corteza prefrontal derecha y del cuerpo calloso en niños con hiperactividad (Castellanos, Giedd, Eckburg, Marsh et al, 1994). Con técnicas de neuroimagen se observa afectación en el circuito prefronto-estriado-talamicocortical (Behrman, Kliegman, y Jenson, 2000; Cruz, 2001). Sin embargo, la etiología sigue sin estar clara y se apuesta por una hipótesis multifactorial.

En cuanto a la transmisión hereditaria, los estudios hasta la fecha muestran que hijos biológicos de padres que padecen TDAH presentan un 50% de probabilidades de sufrir el trastorno.

Comorbilidad

De acuerdo con los estudios, un 44% de la población diagnosticada con TDAH padece otro trastorno; un 32% padece otros dos, y un 11% presenta al menos tres trastornos asociados (Szatmari, Offord y Boyle, 1989).

Dificultades del aprendizaje de la lectura y/o la escritura

La lectura es una actividad muy compleja en la que intervienen varios procesos cognitivos, siendo necesario que todos ellos funcionen correctamente para conseguir una lectura precisa y fluida y para entender el mensaje del texto. 

Para una lectura eficaz, es necesario poner en marcha dos procedimientos o estrategias diferentes para la lectura de palabras: uno más rápido y eficaz que permite una lectura directa de las palabras al identificar todas las letras en paralelo pero que solo funciona con palabras familiares de las que el lector dispone de una representación en el léxico (ruta visual), y otro que requiere transformar sucesivamente cada una de las letras que componen la palabra en sus correspondientes fonemas y que sirve para cualquier tipo de palabra, familiar o desconocida, incluso para las inventadas (ruta fonológica).

Dislexia evolutiva

La presentan aquellos sujetos que sin ningún factor aparente, como podría ser una discapacidad intelectual, discapacidad visual o lesión cerebral, presentan dificultades para aprender a leer.

Dislexia visual

Trastorno que se asocia con afectación en la ruta visual y que se manifiesta a través de la dificultad para inhibir la primera representación activada (al niño le cuesta ver la forma que tiene la palabra) por lo que se suelen cometer errores por aproximación (casa por cara). Puede ocurrir en la conexión entre el nivel de grafema y el de representación ortográfica, o en el mismo nivel grafémico.

Dislexia fonológica

Trastorno que se asocia con afectación en la ruta fonológica y que se expresa mediante la dificultad para transformar sucesivamente cada una de las letras que componen la palabra en sus correspondientes fonemas (asociar un sonido a cada letra) por lo que se suelen cometer errores al leer palabras nuevas. Trastorno que se asocia con dificultad para la conversión grafema-fonema.

Disgrafía

Trastorno de la escritura que se hace patente al presentar una mala grafía (letra ilegible).

Disortografía

Trastorno de la escritura que se hace patente al escribir con faltas ortográficas, pudiendo presentar dificultades en la ortografía natural (errores de omisión o adición de letras, uniones de palabras), ortografía reglada (palabras que se rigen bajo reglas ortográficas) u ortografía arbitraria (cuya escritura correcta es dependiente de la ruta visual de acceso al léxico).

Retraso lectoescritor

Retraso en la adquisición de la lectoescritura por cualquier causa: déficit intelectual, falta de motivación, absentismo escolar, etc. Generalmente las dificultades aparecen en los procesos léxicos tanto en escritura como en lectura.

Alteraciones del habla

Son las alteraciones que afectan a las formas estructurales o sensoriomotoras del aparato del habla. Dentro de este grupo encontramos:

  • Retraso evolutivo del habla.
  • Dislalias.
  • Disglosia.
  • Disartria.
  • Disfemia-Tartamudez.

Alteraciones del lenguaje

Alteraciones que afectan a la recepción, significación y elaboración del lenguaje.

Trastorno específico del lenguaje-TEL (expresivo, comprensivo, mixto)

Trastorno del lenguaje que no se explica por discapacidad o trastornos sensoriomotores. Podemos encontrar los siguientes subtipos:

  • Comprensivo: trastorno por el cual los niños presentan dificultad para entender consignas complejas, comprender ironías, dobles sentidos, refranes o expresiones hechas. Entre sus dificultades se encuentran la incapacidad para detectar las ideas principales de las secundarias o detectar la información relevante.

  • Expresivo: trastorno por el cual los niños se encuentran incapaces de organizar el lenguaje y por lo tanto de poderlo manejar, emplear y utilizar para responder preguntas, expresar sus sentimientos o defenderse en un debate.

  • Mixto: trastorno en el cual converge sintomatología comprensiva y expresiva.

Retraso del lenguaje (simple, moderado, severo)

Es la detención temporal de la evolución madurativa del niño en aspectos del lenguaje, no presentándose alteración evidente en la capacidad mental, sensorial, motora o relacional. El lenguaje aparece más tarde de lo habitual y evoluciona lentamente.

Alteraciones de la comunicación

  • Mutismo (selectivo o total adquirido): ausencia del habla ante determinadas personas o ante circunstancias específicas.

  • Trastorno de la comunicación social (trastorno pragmático): dificultad para el uso de la comunicación con fines sociales, así como para adaptarse a los distintos cambios que se producen a lo largo de la conversación (adaptar el tono de voz, respetar los turnos de palabra, etc). Además se suelen observar dificultades en el razonamiento inferencial (comprensión de las ironías, dobles sentidos, refranes y expresiones hechas).

Trastorno del Aprendizaje No Verbal (TANV)

No existe una definición consensuada por lo que aún no se ha reconocido como una entidad clínica propia. Sin embargo, Rourke definió el síndrome de “non-verbal learning disabilities” (NLD) como un subtipo de los trastornos de aprendizaje y entre sus características neuropsicológicas se encuentran:

  • Déficits primarios: en la percepción táctil y visual, la psicomotricidad gruesa, adaptación al material o a las tareas novedosas.

  • Déficits secundarios: en la atención táctil y visual y en las conductas exploratorias.

  • Déficits terciarios: en la memoria táctil y en la visual, en la formación de conceptos, y en la capacidad de resolución de problemas.

  • Déficit en algunas dimensiones del lenguaje: praxias orales, prosodia, contenidos, pragmática… etc.

Las personas con TANV generalmente tienen habilidades verbales normativas o por encima de la media y aprenden principalmente a través de la memoria verbal. Presentan dificultades a nivel de coordinación visomotriz (praxia fina y gruesa), identificación de la forma de la figura y rotación de la misma. Además, pueden presentar falta de habilidad para comprender comunicaciones no verbales, dificultades para regular las transiciones y situaciones novedosas, y déficit en el juicio y la interacción social.

Su origen se encuentra modulado por diferentes factores como son los hormonales durante la etapa de gestación, el parto prematuro y otras complicaciones durante el embarazo, pero en especial bajo peso al nacer (Litt, Taylor, Klein, & Hack, 2005).

Actualmente hay abiertas diferentes líneas de investigación y se ha detectado una alteración en el patrón evolutivo cerebral, el cual normalmente se caracteriza por desarrollar en primer lugar el hemisferio derecho y posteriormente el izquierdo, implicando un proceso jerárquico intra-lóbulos que avanza desde los centros primarios hacia áreas asociativas de mayor complejidad, para finalizar con la conectividad interhemisférica (Quintanar et al., 2009).